Radiadores ¿Qué son y cómo funcionan?


¿Qué son los radiadores?

Son dispositivos que permiten la transferencia de calor entre dos medios, siendo uno de ellos el aire del ambiente. Un radiador está formado por tubos de cobre en paralelo y con un espacio entre ellos, los tubos de cobre tienen un sistema de aletas que permite ampliar la superficie a través de la cual se disipa el calor. El radiador se emplea para la disipación de calor de un objeto con el fin de evitar el sobrecalentamiento y mejorar el rendimiento de su funcionamiento con respecto al tiempo.

¿Cómo funciona un radiador?

El funcionamiento consiste principalmente en enviar el refrigerante caliente del motor a los tubos que permiten enfriar por medio del aire que proviene de las aletas, este es desplazado a través del ventilador. Una vez frío, el refrigerante regresa a su estado inicial a través del tanque inferior del radiador. Se debe tener en cuenta la diferencia de temperatura entre el radiador, aire del ambiente y la superficie de intercambio para que exista una buena transferencia de calor.

Podemos encontrar los radiadores en los automóviles ya que son uno de los componentes más importantes del sistema de refrigeración que conforman a nuestros vehículos, cuyo objetivo es ayudar con el correcto funcionamiento del motor.

Radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos nos permiten tener una temperatura confortable en nuestro hogar, al ser tan compactos son fáciles de mover e instalar. Debido a su tecnología, hoy en día permiten reducir el consumo eléctrico hasta un 30% en comparación a otros métodos de calefacción eléctrica.

Radiadores eléctricos según sus características

  • Emisores térmicos: Son equipos de calefacción que funcionan por medio de una toma de corriente (red eléctrica), podemos encontrar diferentes tipos de acuerdo a la resistencia interna que presentan:

    • Emisores térmicos de aluminio: El cuerpo interior que mantiene el calor está hecho de aluminio, tiene un diseño que permite la transferencia de calor por conducción. La ventaja de este equipo es que calienta muy rápido, sin embargo, el calor que produce se desvanece en poco tiempo. En el mercado no es muy popular por su gran consumo de energía, debido al avance tecnológico podemos encontrar mejores alternativas con mayor eficiencia. (Duración aproximada de calor es de cinco horas)

    • Emisores térmicos de fluido: La resistencia que conserva el calor es un líquido alojado dentro del equipo, por su configuración interna este sistema permite conservar el calor de una manera más eficiente. La desventaja que presenta es el tiempo de calentamiento ya que es más tardado, pero permite conservar durante más tiempo el calor. (Duración aproximada de calor es de ocho horas)

    • Emisores térmicos cerámicos: Es uno de los avances tecnológicos hasta el momento y uno de los mejores en el mercado, las resistencias internas están fabricadas de un material cerámico sólido por lo que dispone de una gran conductividad y una inercia térmica muy elevada. La desventaja que presenta es el tiempo que le toma alcanzar la temperatura máxima ya que el proceso de calentamiento es más lento con respecto a los ya mencionados, sin embargo, se compensa gracias a la elevada inercia térmica que presenta. (Duración aproximada de calor es mayor a ocho horas)

  • Radiadores portátiles: Su funcionamiento se debe a un fluido parecido al aceite, cuenta con ruedas para desplazarlo.

  • Radiadores toalleros: Son diseñados especialmente para la instalación en el baño. Se deben tener en cuenta algunas recomendaciones de seguridad para el uso en el baño.

  • Radiadores de bajo consumo eléctrico: Dependerá mucho de la marca utilizada, estos radiadores presentan una mayor inercia térmica que el agua. Se debe tener en cuenta que al presentar una mayor inercia térmica el fluido tardará más en enfriarse, consecuentemente, el radiador continúa emitiendo calor sin consumir energía, por ello se recomienda verificar las especificaciones del equipo antes de adquirirlo en el mercado ya que a mayor inercia térmica de fluido contenido hace que también tarde más tiempo en calentar el radiador, con lo que el consumo eléctrico probablemente resulte ser el mismo.

  • Radiadores por infrarrojos: Consiste en la generación de ondas de radiación que calientan directamente los cuerpos y no el aire.

  • Radiadores de diseño: Son radiadores diseñados especialmente para dar un mejor acabado a nuestro hogar.

Ventajas de los radiadores eléctricos versus (contra) los radiadores de gas

  • Instalación más económica.

  • Regulación independiente.

  • Permite acumular el calor para un ahorro de energía eléctrica.

  • Fácil almacenaje y movilidad.

Desventajas de los radiadores eléctricos

  • Consumo de electricidad (Dependiendo de la ubicación geográfica o tarifa eléctrica es posible que resulte en un costo de energía más caro).

  • Requiere de altas potencias.